Quién es Alejandro Cosentino, el nuevo titular de Innovación, Ciencia y Tecnología


¿Te gustó esta noticia? ¡Compartila!

Un empresario del mundo de las finanzas estará a cargo de la secretaría. El enfoque en lo privado y el fomento de los científicos-emprendedores.

Alejandro Cosentino se define como un emprendedor disruptivo de las Fintech. Créditos: Infobae.
Alejandro Cosentino se define como un emprendedor disruptivo de las Fintech. Créditos: Infobae.

Finalmente se despejaron las especulaciones y Alejandro Cosentino será el hombre a cargo de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología, tras la degradación del Ministerio que hasta el 10 de diciembre lideraba Daniel Filmus. De vasta experiencia en el sector privado, el licenciado en Administración de Empresas y Contador Público de la Universidad Católica Argentina proviene del mundo de los bancos, las finanzas y las tecnologías. Entre otras entidades, Cosentino trabajó en el grupo Exxel, en Santander Río y en American Express. En sus redes sociales resalta haber fundado Afluenta, una empresa de créditos e inversiones online de la cual fue presidente entre 2010 y 2022.

Quizás, su intervención política más cercana al nuevo gobierno fue en 2019 cuando, en representación de la Cámara Argentina de Fintech, salió al cruce del secretario general de la Asociación Bancaria Sergio Palazzo por la representación sindical de los trabajadores del sector. Entre las entrevistas que dio, Cosentino dijo que “eran empleados mercantiles y que no podían estar encuadrados en el convenio de trabajo los bancarios”.

En su cuenta de Linkedin, Cosentino habla de sí mismo en inglés y se describe como alguien que revolucionó la industria Fintech “con un toque humano y una visión de progreso y autodesarrollo para nuestra sociedad”. También, destaca haber creado equipos de alto rendimiento y se define como emprendedor apasionado e influyente.

Con el recorte de ministerios propuesto por Javier Milei, CyT será una secretaría de Estado que estará bajo la órbita de Jefatura de Gabinete, cuyo cargo es ocupado por Nicolás Posse. Aunque Cosentino no dio entrevistas en el último tiempo, se desprende que el sector dará un giro rotundo en su política en torno al cómo se financia y para qué sirven la ciencia y la tecnología.

Emprendedor e innovador

Según el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Cosentino es un “reconocido empresario latinoamericano en el ámbito de las Fintech, que combina una amplia experiencia en el desarrollo y gestión exitosa de las operaciones de servicios financieros en Latinoamérica, y en la creación de productos y servicios innovadores de Fintech”. Además, lo definen como “uno de los evangelizadores más activos de las Fintech”.

Reduccionismo de finanzas y tecnología, las Fintech abarcan un abanico de posibilidades orientadas a dar soluciones financieras a través del uso de nuevas tecnologías. Entre sus servicios se destacan los préstamos, los pagos y transferencias online, los seguros, las inversiones y el cambio de monedas físicas y virtuales a través del mundo digital. A diferencia de los bancos tradicionales, las Fintech se caracterizan por la sencillez y la agilidad para realizar diferentes trámites y acciones.

En los últimos años, un sector de la población que no había accedido a la banca tradicional, pudo acceder a billeteras virtuales formas de pago digital a través de estas empresas. Sin embargo, esa sencillez y agilidad también se traduce en la ausencia de marcos regulatorios y normas tanto para los usuarios como para los trabajadores del rubro.

Sálvese quien pueda

El que sí se había expresado en torno al futuro de la ciencia y la tecnología en Argentina fue Daniel Salamone, el científico del Conicet preferido por el presidente ya que su investigación se centra en la clonación de animales. En diferentes medios, contó que el propio Milei le acercó financiamiento privado para avanzar en una empresa de fecundación in vitro de bovinos. Ese modelo de sostenimiento, donde son los propios laboratorios los que deben buscar los capitales y dirigir sus esfuerzos al capital privado y no al bien público, es al que apunta el nuevo gobierno.

A pesar de reconocer que es la organización gubernamental más prestigiosa de América Latina, Salamone sostiene que el Conicet está sobrepoblado y que “una de las grandes deficiencias que tiene es que la inversión la hace el Estado”. En ese sentido, el médico veterinario afirmó en una entrevista que el organismo tiene “Ferraris” a las que no se les puede cargar nafta.

Necesitamos el aporte de las empresas privadas de una forma importante. Los fondos de inversión, la creación de start-up y la industria del conocimiento le ofrece muchísimo al país”, afirmó el investigador. En este contexto, las ciencias sociales se convirtieron en el chivo expiatorio para aplicar la motosierra.  

Cosentino, cuya biografía en la red social X lo titula como “emprendedor disruptivo”, intentará llevar esa impronta y todo su currículum a la gestión de la nueva secretaría. Como si fuera una empresa, invitará a todas las áreas, organismos e instituciones, a que emprendan e innoven. En otras palabras, a que se arreglen como puedan y que busquen la manera de financiarse.


Últimas noticias de la sección Política:


Nicolás Retamar

Redactor. Docente y licenciado en Comunicación Social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *